jueves, 16 de septiembre de 2010

Histórico incremento de la pobreza en Estados Unidos: uno de cada siete vive en la pobreza

Uno de cada siete estadounidenses vive en la pobreza
El nivel es dramático y no se conocía desde el año 1965


Uno de cada siete estadounidenses vive por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone algo más de un 14% de la población total (305 millones), según cifras del censo de 2009 que se acaban de hacer públicas. El nivel es dramático y no se conocía desde el año 1965, cuando otro presidente demócrata -Lyndon B. Johnson- le declaró la guerra a la pobreza.

El anuncio constituye otro revés para la Administración demócrata que enfrenta elecciones al Congreso en poco más de seis semanas. "La acción más importante contra la pobreza es conseguir que la economía crezca y garantizar que haya suficientes empleos", declaró Barack Obama hace unos días en conferencia de prensa en la Casa Blanca. El gobernante subrayó su compromiso de ayudar a que los pobres alcancen la categoría de clase media y afirmó: "Si podemos hacer que la economía crezca a un ritmo más rápido y crear más empleos, abandonaremos un terrible círculo vicioso". Los nuevos datos cubren el primer año de Obama en el poder, cuando el desempleo alcanzó cifras récord del 10% en los meses posteriores a la peor crisis económica vivida en EE UU desde los años de la Gran Depresión.

De acuerdo a datos oficiales de 2009, la línea de pobreza en EEUU se sitúa, para una sola persona, en 10.830 dólares (8.281 euros) anuales. La cifra crece a 14.570 dólares (11.140) para dos personas que viven juntas, y a 18.310 (14.000) para un núcleo familiar de tres integrantes. Para una familia tipo de cuatro personas, el umbral o línea de la pobreza se ubica en 22.050 dólares (16.860) anuales. Prácticamente todas las estadísticas que arroja la oficina del Censo son sombrías: más de 50 millones de personas carecen en EEUU de cobertura médica.*


Estados Unidos: histórico incremento de la pobreza

En Estados Unidos hay 43,6 millones de pobres, equivalente al 14,3% de la población, la cifra más alta desde 1996 y que refleja los estragos causados por la recesión y la lenta recuperación económica experimentada.

Según datos de 2009, la pobreza aumentó en 3,8 millones de personas, comparada con 2008. En términos porcentuales, el salto fue del 1,1%.

Es el mayor incremento de la pobreza registrado en un solo año desde que se empezaron a tomar registros oficiales a mediados del siglo XX.

En EE.UU. se considera pobre una familia de cuatro personas cuyo ingreso anual consolidado es inferior a US$22.000.

Es una mala noticia para la sociedad en su conjunto y en particular para el gobierno del presidente Barack Obama, cuyo partido se enfrenta en noviembre a unas elecciones parlamentarias en las que podría sufrir un voto castigo, precisamente por la mala marcha de la economía.

Los datos fueron presentados este jueves por la Oficina del Censo en su estudio sobre Bienestar en Hogares Estadounidenses.


"Podría ser peor"

En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Obama reconoció que los datos reflejan "cuán duro fue el 2009" entre el creciente desempleo y la caída del ingreso familiar, pero afirmó que las políticas de su gobierno han ayudado a evitar un panorama peor.

"Debido a la ley de recuperación (económica) y varios otros programas que ofrecen alivios impositivos y apoyo al ingreso de las familias trabajadoras, y especialmente a aquellas más necesitadas, millones de estadounidenses quedaron fuera de la pobreza el año pasado", aseguró Obama.

Algunos especialistas consultados por BBC Mundo reconocen que "la situación podría haber sido peor" y, de hecho, algunos pronosticaban que la pobreza llegaría al 15%.

La expansión del seguro de desempleo, parte de la ley de recuperación, y los aumentos de los aportes gubernamentales a sus planes de pensión, así como un incremento en el número de madres de familia tomando empleos para reforzar el ingreso del hogar, habrían ayudado a paliar el problema.


Entran los paliativos

"Los nuevos datos destacan el aumento de la pobreza", aseguró Robert Greenstein, director del Centro para el Presupuesto y Prioridades Políticas, un centro de estudios de la capital estadounidense.

Pero Greenstein advirtió que "no toman en cuenta el grueso de la asistencia directa que la ley de recuperación dio a los hogares que evitó que millones de estadounidenses cayeran o se sumergieran aun más en la pobreza".

Está previsto que el censo adopte hacia fin de año una nueva metodología que incluirá el efecto de los créditos impositivos o los subsidios para compra de alimentos que se estima han permitido mantenerse por encima del umbral de pobreza a 3,6 y a 4,2 millones de personas, respectivamente.

Sin embargo, los estudiosos y el gobierno reconocen que aún incluyendo estos beneficios la pobreza del 2009 habría aumentado, aunque tal vez no en tan alta proporción.

El panorama para 2010 y 2011 podría no mejorar, tomando en cuenta que, de acuerdo con los pronósticos de la Oficina de Presupuesto del Congreso y los de varias oficinas gubernamentales, el desempleo seguirá por encima al 9%.

Se considera que el empleo es el factor fundamental para la reducción de la pobreza porque ayuda a reactivar el consumo y crea lo que los economistas llaman un "círculo virtuoso" que reactiva el aparato productivo.


EE.UU. y América Latina, pobrezas distintas

Ser pobre en una ciudad estadounidense no es similar a serlo en América Latina o cualquier otro país del Tercer Mundo.

"Los pobres latinoamericanos sufren más", aseguró a BBC Mundo, Erica Williams, socióloga del Centro para el Presupuesto y Prioridades Políticas, quien ha trabajado el tema de la pobreza en América Central.

"En EE.UU. incluso los más pobres tienen resueltos problemas básicos de infraestructura y acceso a servicios públicos", afirmó Williams en referencia a las viviendas improvisadas que caracterizan a las zonas marginales de las ciudades latinoamericanas.

Se suele señalar que un ingreso cercano a los US$2.000 mensuales, umbral de pobreza estadounidense, puede considerarse bueno para una familia promedio latinoamericana.

Pero Williams advierte que "los productos y servicios en EE.UU. son más caros", por lo que en ese punto no puede decirse que el pobre estadounidense tenga una vida más cómoda.**




Fuente: ElPais.com
Autor: Yolanda Monge / Washington
**Fuente: BBC mundo /
Autor: Carlos Chirinos / Washington
Fotografia: Tent city (ciudad de carpas) en Sacramento, California / zimbio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada