domingo, 4 de enero de 2009

La OPEP arranca el año produciendo menos petróleo para forzar una subida de precio

  • El precio del crudo se derrumbó en la segunda mitad de 2008.
  • De 140 dólares el barril en julio se pasó a 34 en diciembre.
  • Producirán 2,2 millones de barriles menos cada día.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) inicia el año 2009 con la entrada en vigor de un recorte histórico de su oferta de crudo para apuntalar el reciente desplome de los precios. En su última reunión ministerial extraordinaria en Orán (Argelia) el pasado 17 de diciembre, el cartel petrolero pactó una histórico recorte de su producción de 2,2 millones de barriles diarios (mb/d).

Así, el grupo de 12 países exportadores de crudo comienza un año complicado después de que la cotización de su barril referencial se precipitara desde su récord de 140,73 dólares a principios de julio, hasta situarse en 34,69 dólares a fines del 2008.

Un año similar de precios extremos y volatilidad sin precedentes experimentaron los crudos Brent y Texas (WTI), referenciales para Europa y Estados Unidos, respectivamente.

El barril de Brent inició el 2008 por encima de los 90 dólares, superó los 145 dólares en julio y cerró el año a 45,59 dólares, y eso que en la última jornada del año subió un 13 por ciento por el deterioro de la situación geopolítica en Oriente Medio.

Lo mismo sucedió con el Texas, que cerró el año a 44,60 dólares por barril, un 14 por ciento más que la jornada anterior, pero un 53 por ciento menos que hace un año.

Fuerte subida

Pese a la estrepitosa caída del segundo semestre, el crudo cerró 2008 con una fuerte subida en su valor medio: al 30 de diciembre, el precio medio del barril de la OPEP superó los 94 dólares, mientras que en todo 2007 fue de 69,08 dólares.

Es decir, puesto que sus arcas se llenaron en los últimos cinco años de sostenido encarecimiento del crudo, el fuerte abaratamiento sería soportable para los productores si no durara mucho y el petróleo se recuperase en los próximos meses.

Pero mientras los consumidores se alegran en las gasolineras al ver una inesperada caída de los precios, que debería contribuir a mitigar los efectos de la actual crisis financiera, los productores temen que el primer retroceso de la demanda mundial de crudo en tres décadas se prolongue por demasiado tiempo.

"El panorama del mercado cambió por completo en el tercer trimestre. Los altos precios provocaron una demanda menor", recordó la asesora especializada JBC Energy. "El viento malicioso de la crisis hipotecaria en EEUU se transformó en una grave crisis financiera, con numerosos importantes bancos de inversiones y gigantes de la industria desmoronándose en los últimos meses", y como resultado, las bolsas se derrumbaron y el petróleo perdió en torno al 75% de su valor máximo, añadió.

Fuente: 20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada